Nota de prensa de la Asociación de Libreros y Papeleros de PIMEEF.

La Asociación de Libreros de la Pequeña y Mediana Empresa de Eivissa y Formentera (PIMEEF) está buscando fórmulas, que ya se emplean en otras ciudades españolas, para que su negocio de venta de libros de texto a los alumnos de los colegios tanto públicos como concertados no siga la senda de reducción que viene siguiendo en los últimos años debido a la competencia que hacen estos centros al vender directamente los libros de texto a los alumnos. Esta práctica está reduciendo notablemente la principal fuente de actividad de muchos de estos pequeños comercios que ven como cada día que pasa se les hace más complicado económicamente mantenerse a flote y no cerrar puertas, cumpliendo con todas las obligaciones legales y fiscales exigidas por la ley.

La práctica que hacen numerosos centros concertados comprando directamente los libros de texto a las editoriales y después vendiéndoselos a los alumnos deja fuera a las librerías de nuestra ciudad de su negocio principal y supone una clara competencia desleal que les perjudica seriamente, ya que están ejerciendo una actividad económica que no es la suya sino la de las librerías.

Por otra parte, en los centros de enseñanza públicos la cosa no es ni mucho menos mejor, ya que éstos reciben subvenciones y ayudas de las Administraciones  públicas como Ayuntamientos y la Conselleria d’Educació para la compra de libros que realizan directamente a las editoriales creando un stock de libros de texto que se reutilizan para los alumnos que pasan de curso, no teniendo que comprar libros nuevos, pero dejando igualmente que en el caso anterior fuera del círculo a las librerías.

 Una de las soluciones pasaría porque estas ayudas recibidas de Ayuntamientos y demás administraciones fueran superiores para los colegios públicos si éstos hicieran las compras de los libros de texto a las librerías locales en vez de a las grandes editoriales como ya sucede en otros lugares como Navarra por ejemplo, consiguiendo de esta forma que estos pequeños comercios no se vean abocados al cierre. De esta forma se promovería así la economía local de la isla.

El fenómeno de la venta de libros de texto por parte de algunos colegios es una práctica que con el paso de los años va creciendo y, además, se está añadiendo la venta de papelería como son las libretas y otro material escolar cuando los colegios no son lugares destinados a la venta de libros y material. Es más, si lo hacen, al menos deberían partir en igualdad de condiciones, es decir, pagando sus impuestos (IVA y Impuesto de Sociedades) y teniendo un lugar físico de venta con su licencia de actividad pertinente y personal contratado dedicado exclusivamente a ello.

El objetivo de la Asociación es reunirse en los próximos días con los responsables educativos de los diferentes Ayuntamientos de la isla para intentar buscar soluciones a un problema que cada año se hace más grande y que está contribuyendo a destruir al pequeño comercio local.