Los comerciantes quieren que el mercado provisional se ubique en el parque de la Paz.

FUENTE: DIARIO DE IBIZA, 2 AGOSTO 2016

Marta Torres Molina | Eivissa
El futuro Mercat Nou debe responder a los nuevos hábitos de consumo, indicó ayer Agustín Pineda, presidente de la asociación que gestiona este recinto, que señaló que los integrantes de este colectivo «son partícipes» del proyecto planteado por el Ayuntamiento de Vila.

Uno de los principales cambios a los que Pineda considera que hay que adaptarse es a que ahora, debido a la falta de tiempo, las familias «no quieren comprar los productos perecederos en un sitio y los demás en otro». El presidente de la asociación opina que el mercado cobraría más vida si se facilitara que los clientes pudieran hacer la compra completa en este mismo espacio. En este sentido, los comerciantes piensan que una buena opción sería que el proyecto incluyera un supermercado que complementara, y en ningún caso solapara, la oferta de los puestos del Mercat Nou.

Pineda recalca que el proyecto lo permite y que, además, ayudaría a recuperar y captar a un tipo de cliente al que «ahora» apenas atraen: «Nos estamos privando de un sector muy amplio de clientela». El presidente de la Asociación del Mercat Nou explica que hay «mucha gente» que debido a su horario de trabajo no puede permitirse dedicar mucho tiempo a la compra, motivo por el que acaban recurriendo a las grandes superficies de alimentación. Si el mercado contara también con un amplio espacio de productos no perecederos el recinto ganaría atractivo para esos clientes que ahora no acuden al mercado.

«Hay que ofrecer un servicio más completo y esa opción es viable», insiste el presidente de la Asociación del Mercat Nou. En este sentido, Agustín Pineda reitera la necesidad de facilitar el acceso de los posibles clientes al mercado para mejorar las ventas. «Sólo hay que recordar lo que pasó cuando el aparcamiento tuvo que estar dos meses cerrado. Todo el mundo echaba pestes porque dejó de venir bastante gente y se redujeron mucho las ventas», explica el portavoz de los comerciantes.

Emplazamiento provisional
Pineda afirma que están de acuerdo con la opción del Ayuntamiento de Ibiza de derribar el edificio actual y levantar otro nuevo. «Está consensuado», afirma el presidente, quien asegura que entre el Consistorio y ellos hay «bastante buena sintonía», según han podido comprobar en las últimas reuniones. Uno de los aspectos sobre los que han hablado en estos encuentros es la inversión: «Es necesaria para el replanteamiento de un edificio que ya no da respuesta a las necesidades». Pineda defiende, además, que reformar el recinto, construido en los años 70 e inaugurado en 1978, «costaría más caro» que derribarlo y levantarlo de nuevo.

Agustín Pineda es consciente de que durante el tiempo que duren las obras, que el Ayuntamiento quiere iniciar en 2018, lo pasarán «un poco mal». Por eso han pedido al Consistorio que busque un emplazamiento provisional que cubra las necesidades de los comerciantes que quieran seguir en el Mercat Nou. A pesar de que se trate de una ubicación transitoria, Pineda calcula que estarán en ella alrededor de dos años y necesitan suministro de luz y agua, además de puestos estables en los que poder trabajar todos los días.

La opción de los comerciantes es ocupar un espacio en el mismo parque de la Paz o en las pistas deportivas que hay en uno de sus extremos.

Para los vendedores es básico mantener una ubicación lo más cercana posible al Mercat Nou hasta que puedan ocupar el nuevo edificio, para que los clientes habituales no pierdan la costumbre de comprar en el mercado. «Ése es el espacio más cercano», apunta el presidente de la asociación, que confía en tener que estar el menor tiempo posible en ese mercado provisional. Los vendedores esperan que el derribo comience inmediatamente después de que tengan que desalojar el edificio actual y que los trámites no demoren los plazos previstos. 

INFORMACIÓN DE COOKIES: Las cookies son archivos que se pueden descargar en su equipo a través de las páginas web. Son herramientas que tienen un papel esencial para la prestación de numerosos servicios de la sociedad de la información. Entre otros, permiten a una página web almacenar y recuperar información sobre los hábitos de navegación de un usuario o de su equipo y, dependiendo de la información obtenida, se pueden utilizar para reconocer al usuario y mejorar el servicio ofrecido. Mas información